lunes, 9 de mayo de 2011

Poemas Tropicales.

Los Maniáticos

Se entretejían encrucijadas por el tiempo
como trapos mohosos, mal olientes,
estrujados por sus cuerpos sudorosos,
inertes, asqueantes,
en una mañana de invierno,
teñida de blanco y escalofríos sepulcrales.

Llovía.

La masturbación verbal
del acto del habla
enriquece la lengua
que recorre sus oídos
y lo hacen estremecer de un solo golpe,
sobre profundos ecos de suspiros.

Sus colinas erguidas en plena primavera
yacían apretujadas por fuertes vientos
provenientes de las profundidades marinas.

A lo lejos,
copiosos nubarrones
agitaban verdosos y huidizos matorrales…

@Santiago Terrero



La Mujerzuela


A la par de golpes sinuosos que nos envolvían,
la cama muda acomodaba sus quejidos
sobre fuertes barrotes de hierros corroídos.

El lomo lúcido, resbaladizo de algunos libros
sobre mi morada se dejaba entrever
a través de míseros reflejos.
Revoloteaban como hojas secas.

¡Helena! ¡Paris!
La Ilíada me conmovía.
Nos burlábamos del acto mismo.
Risa, canciones, alegría.
Rechinábamos, inmersos en un mar de sudor.

A la pared, ¡Yoselín! tu nombre se veía,
como vistoso plumaje de ave apetecido,
después de beber el alba
que engalana el candor de sus pitillos.


@Santiago Terrero






OBREROS…?

Ante la precaria situación,
la cual me encontraba,
mi jefe me dijo:
¡tienes que ser más rápido!
Sin saber que hacer me marché de allí.

Mis pasos agigantados se disolvían,
al oír la voz ronca y grotesca,
todo era ambición, desconfianza,
atropello, malas miradas, !todo!

Más sin embargo, una voz apacible,
amable, quieta, se apiadó de mí,
apoyó mi alma...
Apoyo y confianza exiguos
eran mi lentitud.

La grandeza de unos a los otros, es y será,
la perfección que engalana el sordo grito,
que solo los hombres gloriosos desnudarán,
a través del serpenteado vaivén del pensamiento…

@Santiago Terrero






Ciudad desnuda

Entre trago y trago corría la noche
burdeles en la ciudad,
¡Jadeantes prostitutas alegres y sin sueño!
Concreto tirano, salpicado de salitre.

¡Guerra y Feria de la Paz!
Desde un auto veloz, hombres y mujeres,
sexo sin piedad compran y venden,
baratillo por doquier.

Infame noche de ternura,
requiebra lenguaz impertinente,
fusión y desaliento que aniquila.
Magia brutal que enloquece.

Encanto solaz y placentero,
burbuja de locura sorpresiva,
protector de besos y cariño.
¡Torrente perdido sobre nada!

@Santiago Terrero




Canto a Petit Trou

Salitre de mar baña tu rostro,
pelambre de montaña adorna tu cuello,
Sierra de Bahoruco, sustento de familias,
Mar Caribe, pasatiempo favorito.

Enclavado entre mar y montañas,
escasez de personas en sus calles,
casas cansadas por el paso de los años,
calles estrechas y estropeadas por paisanas.

Tristes sonrisas de los niños,
cactus bañados de tristezas,
mujer que carga sus quehaceres,
hombre que exprime la tierra.

Mulos de cargas adornados,
gallinas y animales amarrados,
la esquina es sombra,
la casa ruina…

Recuerdos clavados,
lugares y paisajes,
Sócrates, ¿los guayacanes?
son nostalgias nada más…

Enriquillo,
salitre de mar baña tu rostro,
pelambre de montaña adorna tu cuello…

@Santiago Terrero



Camposanto

Dentro de un camposanto humedecido
caminaban dos señoras sollozando,
¡sollozando a cántaro!

El hermano añorado del recuerdo
se has marchado ¿hasta cuando?
y con el concreto se ha borrado
aquel día de campo.

Fuera de un camposanto resecado
se van dos hermanas rezando
sobre llanto.

@Santiago Terrero

No hay comentarios:

Historia Visual de Enriquillo

funideli